7 aspectos que no debes olvidar cuando vayas a pedir un préstamo

pedir un préstamo

Pedir un préstamo no es una cuestión baladí. Si estamos decididos a hacerlo es porque necesitamos dinero y… Sí, es muy probable que la entidad bancaria a la que nos dirijamos nos preste una cantidad, pero esto sólo debe ser un parche. Hay que elegir con cuidado y pulcritud el crédito para que no sea una carga el resto de nuestra vida.

[!adsenseamp!]

Por ello, hay una serie de cuestiones y aspectos que debemos tener muy claros a la hora de solicitar un préstamo. Algunas preguntas que hay que hacerse antes de entrar en el banco y otras que no podemos dejar de plantear cuando estemos sentados ante el empleado de la entidad en cuestión.

Cuestiones que debemos plantearnos antes de pedir un préstamo

En casa, con tranquilidad. Unos días antes de empezar a recorrer bancos, debemos poner en claro una serie de claves:

¿Cuánto dinero necesito realmente?

¿Qué proporción de mis ingresos mensuales puedo dedicar a devolver el crédito?

Ya sabemos que en el banco tratan de vender. Es su trabajo. Viven de ello. Es nuestra responsabilidad llegar allí con las ideas claras. Imprescindible es saber fehacientemente el dinero que necesito y, sobre todo, si voy a poder devolverlo. Y cuánto podré abonar al mes. Debemos realizar este análisis de manera concienzuda: papel, bolígrafo, calculadora y a sumar.

[!adsense!]

Aspectos importantes cuando ya se está buscando el crédito

Tenemos claro que podemos afrontar la devolución del préstamo. Sabemos perfectamente dónde está el techo. Muy bien. Antes de firmar, asegúrate de haber hecho todo esto:

Compara: igual que cuando compramos un piso, un coche o reservamos un hotel. No te quedes con el primer banco. Coteja, estudia diversas opciones y, cuando creas que tienes unas bases suficientemente sólidas, elije.

Qué prisa tenemos: necesitamos el dinero de manera urgente o podemos esperar unos días. De ello dependerá el tipo de crédito al que podemos acogernos y los intereses aplicados.

Analiza bien las condiciones: aunque nos parezca aburrido debemos leer toda la información que nos haya dado el banco. Sobre todo la letra pequeña. Quizás hemos  hecho números en nuestra cabeza y nos salen las cuentas. Pero si luego aparecen comisiones de todo tipo de las que ni siquiera sabíamos su existencia, empezaremos a tener problemas.

Relación con el banco: las entidades bancarias suelen premiar a sus clientes. Es decir, pedir un préstamo será más fácil en el banco en el que tengamos domiciliada la nómina o los seguros. Pero tendremos que analizar hasta qué punto queremos vincularnos con la empresa.

Preguntar: es de Perogrullo pero nunca está de más recordarlo. No debemos firmar hasta haber aclarado todas y cada una de nuestras dudas. Hay que preguntar todo lo que se nos ocurra. Por absurdo que parezca.

Fotos: Images Money

Written By
More from Margot
Invertir 3000 euros en un depósito
En este blog ya hemos hablado de los mejores créditos para invertir...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *