Diferencias entre préstamo y crédito (II)

En esta segunda parte de las diferencias entre el préstamo y el crédito se tratan las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

La mayor ventaja de los préstamos es que suelen tener tipos de interés menores pero se deberán pagar intereses por la totalidad del importe concedido.

La gestión y administración de este producto es más barata y para la persona que pide el préstamo es más sencilla desde el punto de vista de la aplicación fiscal, previsión de cancelación, etc. Como la amortización se realiza por cuotas regulares ya sea mensual, trimestral o semestralmente el cliente puede organizarse mejor y prever los pagos periódicos.

Para la concesión de un préstamo normalmente se exigen garantías personales o reales. Ya que las condiciones del préstamo están en función de las garantías económicas del cliente, como la nómina y avales financieros.

En cuanto al crédito, la diferencia esencial y principal ventaja con respecto al préstamo es que al final del contrato existe la posibilidad de renovación y ampliación del límite disponible. Además, se puede renovar cuantas veces se necesite. También es posible cancelar parte o la deuda total cuando se desee, lo que provocará una reducción del pago de intereses.

Entre las desventajas de este producto está que es más caro que el préstamo y el plazo de amortización es mucho más corto. Al igual que en el préstamo, hay comisiones, pero no son las mismas, porque en el crédito existe la comisión de disponibilidad. Esta comisión se calcula sobre el saldo no dispuesto según unos vencimientos, o suelen existir cláusulas de utilización mínima. Todo ello se debe a que el banco está reteniendo unos fondos para cliente y no le reportan ningún beneficio. Gracias a estas comisiones se evita que el solicitante pida un crédito por una cantidad más elevada de lo que realmente va a necesitar.

Ambos productos pueden formalizarse por intervención de fedatario público o mediante una póliza. Éste último procedimiento es más simple y económico. En algunos casos, como en los préstamos hipotecarios, se exige escritura pública.

Written By
More from Margot
Invertir 50000 euros sabiamente
En este blog hemos hablado ya de muchas formas de inversión, siempre...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *