Consejos para pedir un préstamo personal

prestamo personal

El primer consejo que se puede dar antes de solicitar un préstamo personal es que nos hagamos una pregunta: “¿Realmente lo necesitamos?” Vamos a aclararlo. Es obvio que si nos planteamos firmar un crédito de este tipo es porque tenemos un problema económico. Por lo tanto, que alguien nos dé ese dinero que precisamos es una buena noticia. “Claro que lo necesitamos”, sería la respuesta a la cuestión anterior.

[!adsenseamp!]

Cambiemos entonces la formulación del interrogante: “¿Es un préstamo personal la mejor manera para solucionar nuestros problemas?” Ahora sí. Antes de comenzar a buscar un crédito adecuado debemos valuar si vamos a poder devolverlo, teniendo en cuenta los importantes intereses que suelen conllevar. Si no tenemos visos de recibir un empujón económico a muy corto plazo, solicitar un préstamo de este estilo puede resultar poco beneficioso.

Pero si la respuesta a la pregunta anterior, analizada fríamente la situación, es positiva, adelante.

Todo lo que hay que hacer antes de firmar un préstamo personal

[!adsense!]

Estamos decididos a pedir un préstamo personal. Correcto. Para encontrar el que más nos conviene tendremos que buscar, buscar, buscar y comparar. Al igual que si vamos a comprar un coche o un piso, la oferta en el mercado es muy numerosa, por lo tanto, no debemos quedarnos con el primero que nos ofrezcan. Debemos salir de un banco, o de cualquier entidad que conceda préstamos, y entrar en el siguiente. Hasta que demos con el adecuado.

Tendremos en cuenta, en todo momento, que la persona que está detrás de la mesa quiere que firmemos ese crédito personal. Es lógico, por tanto, que venda todas sus bondades. Nos compete a nosotros detectar los puntos flojos. Escudriñar la letra pequeña para hallar esas cláusulas que no cuentan y que, a la postre, pueden darnos algún disgusto.

Una vez que hayamos encontrado un préstamo que se puede amoldar a lo que estamos buscando, deberíamos hacer una pequeña simulación antes de contratarlo. Coger papel y boli y apuntar lo que nos va a costar, mensualmente, devolverlo, en base a los ingresos y los gastos fijos que tenemos. Si nos cuadran las cuentas, estaremos preparados para rubricar definitivamente el préstamo personal.

Existen muchos tipos de créditos. En muchos casos, si la cantidad solicitada no es muy alta, se pueden incluso pedir vía online o telefónica y recibiremos el dinero con mucha rapidez. Es obvio pensar que tantas facilidades tendrán una contraprestación.

Written By
More from Margot
Depósito a la vista, a plazo y de ahorro
A la vista, a plazo y de ahorro son los tres principales...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *