Siete trucos para ahorrar en comida

ahorrar en comida

Gastar menos en luz, en gas, en gasolina, en el móvil, en electricidad, en agua, en ropa… Tratamos de ahorrar en todo. Son tiempos malos y cualquier precaución es poca. Reducir gastos está a la orden del día. Tomamos medidas que antaño ni imaginábamos. Pero en lo que no se suele regatear es en la comida. Necesitamos alimentarnos y no vamos a jugar con ese tema. Pues os vamos a contar una serie de trucos para poder ahorrar en comida. Eso sí, sin pasar hambre.
[!adsenseamp!]

¿Cómo ahorrar en comida?

  1. Las sobras: se acabó lo de tirar comida. Hay que empezar a reutilizarlo todo. La carne para unas croquetas, los huesos para la sopa. Cualquier cosa que se nos ocurra es válida antes de abrir la tapa de la basura.
  2. Conservación: una de las razones más habituales por la que tiramos comida es porque se pone mala, esto se soluciona si la conservamos bien. Por ejemplo, el pan de molde mucho mejor en la nevera, la lechuga envuelta en papel de periódico, el tomate frito en un bote, el queso en papel transparente y las magdalenas en una cajita.
  3. Las raciones: es mejor echar poco en el plato y luego poner un poquito más si nos quedamos con hambre; que comer con los ojos, llenarlo hasta arriba, y que luego sobre. Habitualmente lo que se queda en el plato se suele tirar. Así que ajustemos las raciones para ahorrar en comida.
  4. La compra: en la compra también se puede ahorrar. Eso de comprar dos o tres ejemplares de cada cosa para que sobre no es un buen sistema. Al final lo que ocurrirá es que habrá productos escondidos en una esquina de la despensa y, cuando por fin los veamos, ya estarán caducados. Compremos, por tanto, lo justo. Nada de arrasar en el supermercado.
  5. La despensa: a colación del consejo anterior, debemos poner en la parte delantera, en la zona más visible de la despensa, la comida más antigua.
  6. [!adsense!]

  7. El presupuesto: antes de salir de casa en dirección al supermercado, sería bueno que nos marcáramos un presupuesto máximo. Un límite de gasto, suficiente para comer bien, que, en ningún caso, debemos superar.
  8. El menú: y siguiendo con la compra, un buen sistema de ajustarnos a un presupuesto y ahorrar en comida es planificar los menús antes de salir de casa. Así compraremos, únicamente, lo estrictamente necesario.
Written By
More from Margot
Supercrédito del Banco Santander
Con el Supercrédito del Banco Santander podrás financiar cualquier necesidad de consumo,...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *