Seis consejos para el pago de tus deudas

La situación económica de los últimos años ha hecho que muchas personas se endeuden. Algunos se han visto obligados a solicitar créditos personales para superar una complicación, otros habrán pedido dinero prestado a amigos o familiares y, muchos, tienen verdaderas dificultades para hacer frente cada mes a esa hipoteca que, cuando la firmaron hace 10 años, parecía un regalo. Aunque los bolsillos y las cuentas bancarias sigan bajo mínimos es momento de afrontar el pago de tus deudas.

[!adsenseamp!]

Puede parecer un disparate, alguno dirá: “No tengo, casi, ni para comer, ¿cómo voy a cancelar mis deudas?” Se puede hacer. Poco a poco y con paciencia, pero es factible. Para ello es importante que sigamos una serie de pasos básicos.

pago tus deudas

¿Cómo afrontar el pago de tus deudas?

  1. ¿Cuánto debes? Lo primero es hacer un cálculo pormenorizado de lo que se debe. Todo. Desde la hipoteca, hasta las tarjetas de crédito, pasando por los 300 euros que le pedimos a nuestra hermana para pagar el piso ese duro mes de agosto.
  2. Reduce gastos. Ya tenemos cifrada la deuda. Ahora vamos a tratar de sacar dinero de donde creíamos que no había. Calcula tus gastos mensuales. Apúntalos en diferentes columnas divididos por categorías. Educación, comida, casa, etc. Escudriña la lista y decide de qué parte se puede ahorrar. Seguro que estás teniendo algún gasto del que puedes prescindir sin que tu forma de vida se altere en demasía.
  3. Qué deuda cancelamos primero. Hay que empezar ya a tomar decisiones. Afrontar el pago de tus deudas de manera directa. Para ello, lógicamente, debemos decidir qué deuda podemos cancelar en primer lugar. Por ejemplo, la que conlleve más intereses. Mataremos dos pájaros de un tiro: dejamos de pagar deuda y nos ahorraramos una preciosa cantidad en intereses que nos puede servir para cancelar el siguiente pasivo de la lista.
  4. [!adsense!]

  5. Solo o acompañado. Están apareciendo en los últimos tiempos muchas empresas de consolidación de deuda. Obviamente nos ayudarán, pero también conllevan un gasto. ¿Nos compensa? La decisión la debe tomar cada uno.
  6. Tarjetas de crédito, no. Es duro, lo sabemos, pero es lo mejor. No usar más las tarjetas de crédito es primordial para el pago de las deudas. A partir de ahora gastaremos lo que tenemos y,  a ser posible, no todo.
  7. Paciencia. Ya estamos dentro de la maquinaria. La rueda ha empezado a moverse. Tenemos que mantener la cabeza fría, es imposible saldar todas nuestras deudas de un plumazo. Hay que ir poco a poco y, sobre todo, es básico llevar un recuento de todos nuestros gastos. Es la única manera de evitar volver a endeudarse y, a lo mejor, hasta ahorraremos.

 

Written By
More from Margot
Autorizadas operaciones de endeudamiento de Galicia, Madrid y Navarra
El Consejo de Ministros ha autorizado a las comunidades autónomas de Galicia...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *