Préstamo fácil, ventajas y riesgos

prestamo facil

Esperad, esperad. Ya sabemos que necesitáis el dinero. Que sí, que la situación económica es crítica y tenéis que pagar el piso, la luz, el agua, la letra del coche, la comida. Lo sabemos. Somos conscientes. Pero dedicadnos solo cinco minutos antes de hacer click y rubricar ese préstamo fácil que estáis a punto de solicitar. No queremos disuadiros de ello, tan solo pretendemos que sepáis lo que estáis haciendo. Si después de conocer exactamente el tipo de contrato que estáis firmando, seguís queriendo hacerlo, adelante.

[!adsenseamp!]

Nuestra pretensión no es demonizar este préstamo fácil por el que estáis interesados. Tampoco ninguno de los muchísimos productos similares que existen el mercado financiero. Simplemente creemos que la rutina de contratación de estos préstamos adolece de un análisis profundo por parte del prestatario. La falta de dinero y la facilidad para lograrlo son, probablemente, las razones de ello. Por eso pedimos cinco minutos. Ni uno más.

Ventajas e inconvenientes de un préstamo fácil

Ventajas

  1. Rapidez: es la peculiaridad, habitualmente, más atractiva para el cliente. Las empresas prestamistas lo saben y la utilizan para atraer a estas personas. Si nos fijamos en cualquier spot publicitario se repetirá en varias ocasiones que tendremos el dinero en nuestra cuenta en apenas 15 minutos.
  2. Sin papeles: otra característica muy valorada. Normalmente no hace falta presentar nómina, ni declaración de la renta, ni nada. Tiene su lógica ya que muchas de las personas que solicitan este préstamo fácil lo hacen, precisamente, porque carecen de trabajo y, por ende, de ingresos a fin de mes.
  3. Cuotas bajas: las cuotas de devolución de estos préstamos no suelen ser muy altas. Por lo tanto, son cómodas. Sin embargo, y como es lógico, sí es habitual que sean muchas.
  4. Destino del dinero: podemos utilizar el dinero en lo que queramos sin tener que justificar ninguna inversión.

[!adsense!]

Desventajas

Podéis comprobar que no queremos que deis marcha atrás porque la lista de ventajas es abundante. Simplemente se trata de que seáis conscientes de qué estáis comprando.

  1. Tipo de interés: habitualmente es realmente alto, rondando, incluso, el 20% Tasa Anual Equivalente (TAE).
  2. Poco dinero: el límite máximo del préstamo fácil es bajo. Es decir son productos buenos para pequeñas cantidades.
  3. Comisiones: mejor dicho, letra pequeña. Tan fácil es lograr el dinero que se nos puede escapar esa letra pequeña en la que pone que hay condiciones leoninas respecto a la cancelación o amortización anticipada del préstamo.

En general, como ya hemos repetido en otras ocasiones, un préstamo fácil es un buen producto si estamos absoluta y completamente seguros de que vamos a poder devolver todas y cada una de las cuotas sin ningún problema.

Written By
More from Margot
Crédito Bonificado a tipo variable de Ibercaja
El Crédito Bonificado a tipo variable de Ibercaja es un crédito a...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *